Las colas del hambre Unos 1,5 millones de neoyorquinos,recorren Nueva York


Para remediar el despilfarro y el hambre –a menudo las dos caras de la misma pobreza–, la senadora demócrata por Nueva York Jessica Ramos ideó un circuito de aprovisionamientosin intermediarios, para dar de comer a miles de vecinos de Queens, su distrito –uno de los más golpeados por la COVID-19–, mediante el reparto gratuito de unos 16.000 kilos de alimentos a la semana: los granjeros cubrían costes y sacaban un pequeño beneficio mientras los vecinos llenaban la despensa.

A la entrada de su oficina, cuenta, aún sigue un arcón refrigerador “donde la gente del barrio recoge comida o la deja, los que pueden; cada vez que lo llenamos las provisiones duran dos horas”.

Unos 1,5 millones de neoyorquinos, en una ciudad de casi nueve, dependen hoy del reparto de alimentos para subsistir. Es la nueva pobreza derivada de la COVID-19, que engorda unas filas del hambre no inéditas, pero sí sonrojantes en algunas áreas, publica 

“Yo pateo mucho mi barrio, y cada día me encuentro decenas de nuevas personas sin hogar, la situación es alarmante”, explica Ramos, savia nueva del Partido Demócrata, especialmente combativa en una emergencia “abocada a un invierno muy crudo” y en vísperas de unas elecciones en las que, en los programas económicos de los candidatos, entre la vanagloria prepandémica de Trump y el brindis de Biden a la clase media, no parece haber espacio para los nuevos parias.

Según un estudio de la Universidad de Columbia, ocho millones de estadounidenses han engrosado las filas de la pobreza desde mayo, cuando concluyó el plan de ayudas, como un cheque de 1.200 dólares y una paga extra semanal de 600 a los desempleados.

“No hablamos de indigentes, sino de gente que tenía dos, tres trabajos precarios, y hoy en el mejor de los casos son vendedores ambulantes y con eso no pueden alimentar a su familia; también de muchas personas que por carecer de documentos no pueden solicitar ayudas”, explica Ramos por teléfono.

senadora

Ramos ha presentado un proyecto de ley para gravar la fortuna de los milmillonarios. “En siete meses los habitantes más ricos de Nueva York han visto incrementados sus ingresos en 77.000 millones de dólares; pues bien, el impuesto que propongo [para combatir la crisis] solo supondría un tercio”, explica.

Senadora Ramos En junio de 2019, logró que el Senado de Nueva York aprobase una ley de comercio justo para los entre 80.000 y 100.000 trabajadores del campo del Estado, que por primera vez disfrutan de derechos tales como un subsidio de desempleo; gracias a esa iniciativa los tiene de su lado para combatir el hambre.

aguacatetv.com/El País.

0 comments on “Las colas del hambre Unos 1,5 millones de neoyorquinos,recorren Nueva York

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: